19 de enero de 2022
A Cuba la llevan con orgullo

Tokio 2021: A Cuba la llevan con orgullo (+Fotos e Infografías)

Mijaín López y Yaimé Pérez encabezan como abanderados la delegación cubana a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

La Bandera de la Estrella Solitaria en manos de glorias deportivas de la nación.

¡La Patria os contempla orgullosa!

Inauguración de Tokio 2020: Y en lo alto…la bandera

Cuando Mijaín López y Yaimé Pérez entraron al estadio olímpico de Tokio, la bandera cubana ondeaba hermosa sobre ellos. Ambos desfilaron al frente de una pequeña representación de atletas, los únicos permitidos en el Estadio Olímpico para evitar las aglomeraciones y los contagios. Sin embargo, con ellos caminó todo un país que otra vez alzó con una sola mano la enseña de tantas emociones.

Detrás de ambos el grupo antillano avanzó despacio, como si quisiera disfrutar un momento muchas veces único en la vida de un atleta. Para los más experimentados el camino les recuerda tantas historias dedicadas al deporte; pero para otros Tokio es el inicio de una ruta que deberán labrar con esfuerzo y persistencia. Es parte de la mezcla que caracteriza a una delegación con una edad promedio de 27 años.

Todos avanzaron en línea recta, de un lado al otro del estadio. Luego doblaron a la izquierda y siguieron la ruta señalada por las decenas de voluntarios que animan la ceremonia. En lo alto va la estrella solitaria y las listas blancas y azules que por estos días lucirán los cubanos en sus uniformes. El triángulo combina con el color que tiñe casi toda la ceremonia.

Debajo, la sonrisa de Yaimé y el rostro imperturbable de Mijaín. Van mano con mano guiando la comitiva. El luchador sostiene la bandera con su brazo del corazón. Quizás no lo sepan, pero ya Cuba se adaptó a verlo allí. La discóbola lleva una cinta en la cabeza, roja también, y luce hermosa. Detrás de ellos, cada uno lleva otra bandera más pequeña. Es Cuba al otro lado del mundo.

Antes y después pasan otras naciones en un esperado y atípico recorrido multicolor. Lo abrió Grecia, fiel a la tradición de honrar su historia olímpica. Luego pasó el equipo de refugiados, con un estandarte blanco al frente para recordar cuántas heridas quedan abiertas tras cada guerra. Por suerte, los juegos no han perdido ese espíritu de confraternidad que los impulsaron hace siglos.

Más de 200 banderas entraron al Estadio Olímpico de Tokio en una ceremonia que tuvo mucho del espíritu del pueblo japonés: sobria, hermosa, sorprendente. Quizás por eso cuando les tocó el turno a los anfitriones el bullicio de los pocos presentes fue mayor, como si quisieran agradecerles celebrar una cita contra viento y marea.

En medio de un contexto tan complejo como el de la COVID-19, la ceremonia de inauguración no olvidó la pausa impuesta por la pandemia y dedicó un emotivo minuto de silencio a todos los fallecidos por el virus. Impacta ver el Estadio Olímpico, con una capacidad para 68 mil personas, prácticamente vacío. Hasta cierto punto, ese aislamiento es el signo de estos casi dos años en los que el mundo ha cambiado para siempre.

Sin embargo, Japón pasa por alto un mensaje que se empeña en repetir una y otra vez: la fuerza de la humanidad para vencer al virus. De eso se tratan también estos juegos: de la esperanza frente al caos, de la vida frente a la muerte. Por eso el final del desfile concluyó con una referencia al lema olímpico dibujado en el suelo: “Más alto, más rápido, más fuerte, todos juntos”.

Luego el estadio se detuvo y miró al cielo. Sobre el Estadio Olímpico, 1824 drones dibujaron el logo de los juegos y más tarde un globo terráqueo. Entonces sonó un himno icónico: Imagine, de John Lennon. Es lo más impresionante de una noche que aun no termina y que a cada minuto deja una emoción diferente.

La destacó el juramento de los atletas y el de los jueces. Lo hizo la presidenta del Comité Organizador, Seiko Hashimoto, y el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach cuando se dirigieron a los presentes. Fue un largo camino, demasiado para un país acostumbrado a renacer, y también a vencer lo imposible.

Quizás por eso uno de los últimos tramos del recorrido de la antorcha lo realizaron seis niños residentes en las áreas más afectadas por el devastador terremoto de 2011. Es el fuego que necesita la ciudad, el símbolo de un evento que tendrá dos semanas para reafirmar el poder del deporte y del que Cuba saldrá como mismo entró esta noche al desfile de apertura, con una bandera alzada que, a pesar de obstáculos y tempestades, sigue brillando sostenida por sus mejores hijos.

En fotos, algunos momentos de la ceremonia

Ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto: Sitio Oficial de los Juegos.

Ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto: Sitio Oficial de los Juegos.

Ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto: Sitio Oficial de los Juegos.

Ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto: Sitio Oficial de los Juegos.

Ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto: Sitio Oficial de los Juegos.

Ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto: Sitio Oficial de los Juegos.

Las tradiciones japonesas también formaron parte de la ceremonia. Foto: Sitio Oficial de los Juegos.

El espectáculo con drones fue magistral. Foto: Reuters.

Naomi Osaka, reconocida tenista japonesa fue la encargada de colocar el fuego en el pebetero. Foto: Sitio Oficial de los Juegos.

INFOGRAFÍA: Curiosidades Tokio 2021

Una de las curiosidades de los juegos es la utilización de hidrógeno tanto para la pira olímpica como para los autobuses, cafeterías, dormitorios e instalaciones deportivas. De esta forma resalta el compromiso de las autoridades deportivas y la sede con un mundo sostenible y el cumplimiento de la agenda 2030.

Te invitamos a conocer más curiosidades de estos juegos:

 

MÁS INFOGRAFÍA SOBRE XXXII JUEGOS OLÍMPICOS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *