24 de enero de 2022
Cuba cierra 2021 con tasa de mortalidad infantil en 7,6

Programa materno infantil de Cuba marcado por incidencia de COVID-19

La COVID-19 marcó programas fundamentales de salud en Cuba como el de Atención Materno Infantil (PAMI), que presentó estadísticas jamás registradas en el país, afirmó este domingo el ministro del sector, José Ángel Portal.

Durante la presentación de los datos referidos al PAMI en 2021 en el octavo periodo ordinario de la novena legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), el titular explicó que los nacimientos este 2021 disminuyeron en cinco mil 747 en comparación con el año anterior.

Con un total de 93 mil 733 nacidos vivos hasta el 13 de diciembre, de los cuales 690 fallecieron por diversas causas, 207 más que en igual período de 2018; Cuba evidenció una tasa de mortalidad de 7,5 por cada mil.

Relacionados con la pandemia de la COVID-19, detalló, que la supervivencia en edades pediátricas se mantuvo en un 99, 9 por ciento con el fallecimiento de 18 infantes.

Hasta el 13 de diciembre 176 mil 456 menores de 18 años se habían confirmado con el SARS-CoV-2, virus causante de la COVID-19, de los cuales, 11 mil 698 eran lactantes.

En 2020 la nación caribeña registró una tasa de mortalidad infantil de 4,9 por cada mil nacidos, una de las más bajas de América, lo que mejoró la cifra de cinco alcanzado en 2019. Antes de esta última fecha, el país se mantuvo por casi una década con datos que no sobrepasaban la cifra de cuatro.

Solo la occidental provincia de Artemisa mantuvo la estadística de 3,9 en la tasa de mortalidad por cada mil nacidos vivos, indicó el ministro.

Entre las causas más relevantes de los decesos, señaló las afecciones perinatales, las malformaciones congénitas, prematuridad, bajo peso al nacer y crecimiento intrauterino retardado.

Por otro lado, explicó que la tasa de mortalidad materna fue de 182, 9 por 100 mil, 171 más que las registradas en 2020. De ellas, 126 fueron por padecimientos como hemorragias obstétricas, hipertensión arterial, fenómenos embólicos, neumonías; y 93 a consecuencia de la COVID-19.

Puntualizó además, que seis mil 810 embarazadas se contagiaron con el SARS-CoV-2 y el índice de supervivencia fue de 98, 3 por ciento.

“El período más complicado se registró entre junio y octubre, sin embargo, ya en este último mes, con la vacunación masiva a las embarazadas, los casos en ese grupo disminuyeron considerablemente”, aseveró.

Para enfrentar la pandemia, dijo, fueron habilitadas en el país 13 mil camas destinadas a niños y adolescentes, de estas, 168 para la atención a los graves (805 infantes) y críticos (111).

Además, otras mil 700 se prepararon para atender a las gestantes, de las cuales, 432 mujeres pasaron a estado grave y 199 a crítico.

“Debemos reconocer que la situación fue muy tensa en esos meses. Adquirir los insumos para grupos priorizados como esos se dificultó exponencialmente, sobre todo por el recrudecimiento del bloqueo económico y financiero impuesto por Estados Unidos a nuestra nación”, reafirmó Portal.

Portal concluyó su intervención recalcando que, por muy tensas que sean las situaciones en el país, Cuba nunca dejará de priorizar la salud y programas como el materno infantil.

“Los resultados de este año no son a los que estamos acostumbrados, pero para mejorarlos ya trazamos nuevas estrategias y el PAMI seguirá siendo un pilar fundamental en nuestro sistema sanitario”, aseveró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *