17 de enero de 2022
Para que Cuba se reanime y avance: ¿Cuánto más hacer?

Para que Cuba se reanime y avance: ¿Cuánto más hacer?

Es muy importante tener en la mayor brevedad y profundidad posible un retrato de los problemas por cuenta de los cuales, en Cuba, hay personas en desventaja y que necesitan ayuda. Y todo; en aras de cerrar brechas de desigualdad, y de ir superando vulnerabilidades sociales.

Fue ese uno de los puntos en la agenda de la videconferencia realizada este miércoles con gobernadores e intendentes del país, encuentro que sesionó en el Palacio de la Revolución y que estuvo encabezado por el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, así como por el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, y por el Vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa.

A propósito del tema que tuvo como punto de partida una información a cargo de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, y de Finanzas y Precios —el cual versó sobre la ejecución del presupuesto que respalda las políticas aprobadas y la atención diferenciada a vulnerables—, el Presidente Díaz-Canel apuntó que en un asunto como este, «estamos hablando de todas las desventajas sociales en las que pueden estar las familias o las personas».

El Jefe de Estado habló de orientar la labor social «a todo el que tenga desventajas». Y seguidamente desglosó categorías que incluyen a mujeres integrantes de familias disfuncionales; o mujeres víctimas de la violencia; madres solteras; madres jóvenes; mujeres que puedan estar desvinculadas del estudio o del trabajo, o que tengan alguna desventaja social por las condiciones en que viven.

Están los niños y los jóvenes, señaló Díaz-Canel Bermúdez; y entre los segundos, los que están desvinculados del estudio y el trabajo; «están los que tienen condiciones de vidas difíciles porque sus familias son disfuncionales o tienen determinada desventaja social, los que tienen determinadas enfermedades, determinadas limitaciones; y las personas de la tercera edad, en las  cuales hay una cantidad de desventajas a veces tremenda».

Sobre estos últimos, el mandatario recordó al «ancianito que vive solo», y «aquel al que no le alcanza el dinero para comprar las cosas fundamentales, el que tiene una determinada discapacidad o limitación, el que tiene alguna enfermedad crónica, y los malnutridos que pueden estar en cualquiera de estas categorías. O sea, hay una cantidad de desventajas sociales que nos provocan desigualdades en la sociedad, que tenemos, de inmediato, que enfrentar y atender; y yo creo que la vía fundamental es, además de comprender el problema,la del trabajo social».

El Presidente compartió su certeza de que «en el trabajo social, con los trabajadores sociales, podemos diagnosticar todas esas desventajas»; y para cada desventaja, dijo, encontrar la solución más integral posible, como camino que «incluso elimine las causas de (…) esas desventajas».

En un análisis que por su trascendencia para el país juntó varias miradas, el Primer Ministro, Manuel Marreo Cruz, hizo hincapié en la necesidad de controlar con rigor, y desde cada territorio, cómo se ejecutan los recursos financieros que se destinan al apoyo de los más vulnerables.

El Jefe de Gobierno, quien habló de ser ágiles, hizo énfasis en el valor de aprovechar una política que ofrece posibilidades inmensas para ayudar a quienes más lo necesitan —es inconcebible, razonó, que parte de los montos destinados a ese apoyo no se ejecute—; y lo otro, en su entender, tiene que ver con la pertinencia de clasificar al detalle a los vulnerables, atendiendo a que existen «diferentes tipos de vulnerabilidades». Es esa, acotó, una tarea cuyo éxito solo se dará si se trabaja a nivel comunitario y de cada territorio.

Otros temas vitales

El cumplimiento de los planes integrales de enfrentamiento a las ilegalidades urbanísticas ocupó también la agenda de la viodeoconferencia. Al respecto se planteó en el encuentro que las acciones emprendidas no han sido suficientes, y que se precisa de exigencia y sistematicidad, por parte de las autoridades de cada provincia, para que no proliferen las indisciplinas.

De igual manera el tópico referido al cumplimiento del Plan de la Vivienda en el país generó varias reflexiones; entre ellas, la alusiva a la importancia de aprovechar, como ya se ha dicho en encuentros similares, las potencialidades —en materias primas, en capacidad organizativa, en creatividad y fuerza de trabajo— de cada territorio.

Ante una realidad marcada en casi todas las provincias por el atraso en el cumplimiento de los planes de cumplimiento, el Primer Ministro reflexionó que excusas para no llegar a las metas siempre abundarán, pues las dificultades objetivas, las carencias, están ahí. Por eso, razonó, de lo que se trata es de preguntar qué más podemos hacer, dónde están las alternativas para avanzar en un frente donde hay muchos problemas acumulados.

No menos importante resultó la información compartida en el encuentro por el ministro de la Agricultura, Ydael Pérez Brito, acerca de la situación de la alimentación y de los principales problemas que están siendo encontrados a partir de la aprobación, por parte de la dirección del país, de las 63 medidas destinadas a un sector que es cardinal.

El titular hizo un recorrido minucioso por el universo de los productores, habló del impacto que van teniendo las recientes medidas que buscan eliminar el mayor número de trabas, y señaló como una de las principales dificultades, que en las bases productivas haya muchas veces desconocimiento sobre lo que se ha diseñado, así como sobre los modos de su implementación.

Otra vez se volvió al concepto de que la batalla se gana en el ámbito local y desde las maneras en que cada gobierno de una provincia diseñe su atención a los productores y a algo tan vital como las redes de comercialización. No menos decisorio, se dijo, es el papel que desempeñen los dirigentes de la agricultura a nivel de cada localidad.

Cómo está siendo enfrentada la epidemia de la COVID-19 desde cada provincia y municipio de la Isla, fue otro tema que ocupó los análisis en la videoconferencia. Varios datos de interés expuso el Director Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap), Dr. Francisco Durán García, quien afirmó que durante el 2021 el diagnóstico de la enfermedad se ha comportado con tendencia ascendente en los primeros ocho meses.

Por otra parte, acotó, en el mes en curso (según datos recogidos hasta este 20 de septiembre) se ha producido una disminución en la intensidad de transmisión de la COVID-19, del 7,2 por ciento, «al promediarse 7 937 casos por día contra 8 552 (registrados) al cierre de agosto».

Según detalló el Director Nacional de Epidemiología del Minsap, las provincias con los mayores niveles de transmisión del nuevo coronavirus, durante septiembre, son las de Pinar del Río, Sancti Spíritus, Camagüey, y Holguín. Son esos territorios, apuntó el doctor, los que concentran el 77 por ciento de los casos registrados en el presente mes.

La actual disponibilidad de oxígeno medicinal a lo largo del país, la situación electroenergética, así como el diseño que ya han propuesto las autoridades de cada territorio a la dirección del país sobre cómo ir reabriendo servicios gastronómicos, comerciales, y otros espacios con los cuales ir reactivando la economía, también formaron parte de la videoconferencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *