4 de diciembre de 2021
Mijaín López

Mijaín López y Cuba accionan el motor del delirio olímpico

El cubano Mijaín López dio este domingo un paso contundente en sus aspiraciones de obtener un cuarto título olímpico, al superar a su archirrival turco Riza Kayaalp en la semifinal de los 130 kilogramos de la lucha grecorromana.

Quiso el sorteo que los favoritos de la división transitaran por el mismo sendero y el fornido caribeño inclinó la balanza a su favor, con triunfo por 2-0, para oficializar su cita con la historia.

‘Desde el primer tiempo lo sentí agotado y sabía que no iba a aguantar la presión’, dijo en la zona mixta el tetramonarca universal sobre una pelea que, admitió, siguió los cauces esperados.

Confesó, además, que existe una gran rivalidad entre ellos, y estar listo para la final contra el georgiano Iakobi Kajaia, victimario del cubano nacionalizado chileno Yasmani Acosta.

En el imponente Makuhari Messe Hall, será mañana cuando el gladiador de la mayor de las Antillas intente hacer realidad algo inédito entre hombres: cuatro medallas de oro bajo la sombra de los cinco aros, después de reinar en Beijing 2008, Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

A sus 38 años, López trazó su camino a la discusión de la corona luego de vencer por superioridad técnica al rumano Alin Alexuc y el iraní Amin Mirzazadeh.

Los libros de relatos olímpicos cuentan que el legendario ruso Alexander Karelin también besó un cuarteto de preseas, con reinados en Seúl 1988, Barcelona 1992 y Atlanta 1996 antes de caer en la final de Sídney 2000 frente al estadounidense Rulon Gardner, en el epílogo de su trayectoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *