23 de enero de 2022
En el 2022 la Ciencia cubana va por mucho más

En el 2022 la Ciencia cubana va por mucho más

A solo unos días de celebrar el 63 aniversario de la Revolución Cubana, el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, visitó varias instituciones científicas que durante este difícil año 2021 han realizado contundentes aportes al enfrentamiento de la epidemia de la COVID-19 y al sistema de Salud.

El recorrido de la tarde de este miércoles inició por la sede central del Instituto Finlay de Vacunas (IFV), donde “en siete meses se ha transformado lo que era una casa vieja y sacudida por el paso de los años, en un escenario alegre, acogedor y bello, que simboliza también la prosperidad que puede y debe alcanzar una institución estatal”.

Así lo definió su director adjunto, Yury Valdés Balbín, en un sencillo acto de inauguración que contó también con la presencia del miembro del Secretariado del Comité Central del Partido, Jorge Luis Broche Lorenzo; el presidente del grupo empresarial BIOCUBAFARMA, Eduardo Martínez Díaz; y el director general del IFV, Vicente Vérez Bencomo, líder del proyecto de las vacunas Soberanas.

Valdés Balbín explicó que la idea de esa hermosa transformación es resaltar a la Patria y el patriotismo como esencia de una institución fundada por Fidel; enarbolar los valores y principios de la ciencia cubana con su máximo exponente, el más grande de nuestros científicos, Carlos J. Finlay; y lograr todo esto en un contexto tecnológico avanzado, con elevado estándares propios de la industria mundial de vacunas, que resultan ser las de más altos que se exigen internacionalmente, aseveró.

Luego de reconocerse allí a colectivos y trabajadores que se destacaron en esta obra, el Presidente de la República recorrió el ahora moderno edificio y destacó su funcionalidad y belleza. “Fue un placer, en vísperas del aniversario de la Revolución cubana, visitar la sede recién remodelada del Instituto Finlay, centro a la vanguardia de la creación de vacunas de la línea Soberana, que con tanto éxito han aportado al enfrentamiento del país ante la pandemia”, escribió el mandatario.

Aquí hay conocimiento, compromiso, sabiduría, resistencia creativa, belleza, y en el 2022 vamos por más, aseguró el Jefe de Estado luego de conocer a través de Vérez Bencomo sobre otras inversiones que se realizan en varias áreas de IFV, entre ellas sus plantas de producción.

Díaz-Canel visitó también el Centro de Neurociencias de Cuba — el conocido CNEURO — donde su director Mitchell Valdés-Sosa lo puso al corriente de los proyectos que realizan, entre ellos el Ventipap, un sistema de soporte respiratorio no invasivo, ya registrado para su uso; un estimulador del nervio vago para el tratamiento de la epilepsia, que podría predecir el inicio de las crisis; un implante coclear cubano, “el proyecto más complejo que hemos acometido”, dijo Valdés – Sosa; y los estudios de la molécula Amylovis en el tratamiento del Alzheimer.

El mandatario recorrió además una pequeña planta donde se está produciendo el atomizador nasal con el cual se podrá administrar el candidato vacunal Mambisa contra la COVID-19. Allí igualmente se producen unas gafas protectoras de mucha calidad para los científicos y el personal de la Salud, expuestos siempre a grandes riesgos.

Por último, Díaz-Canel llegó hasta el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC), donde recorrió la exposición “Con nosotros está Fidel”, que muestra impactantes fotografías de las tantas veces que el Comandante en Jefe visitó las instituciones que conforman en la actualidad a BIOCUBAFARMA, así como equipos, productos y dispositivos creados por la industria biofarmacéutica cubana.

Igualmente dejó inaugurado allí el Archivo Central de ese importante Grupo Empresarial, que tiene entre sus tesoros una historia de resistencia, creatividad y talento, que ahora se pone a buen resguardo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *