3 de diciembre de 2021
Los cubanos continúan poniéndole corazón a la Patria

Editorial: Los cubanos continúan poniéndole corazón a la Patria

“Todos los años tendremos el deber de recordar la gran victoria del cinco de agosto de 1994, en el que el pueblo aplastó la contrarrevolución sin disparar un tiro, porque dice mucho esta fecha, enseña mucho y alienta mucho”. Estas fueron palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro, exactamente un año después de la manifestación contra la Revolución alentada desde Estados Unidos, en acto de conmemoración celebrado en La Punta.

En aquel momento el gobierno norteamericano, aprovechando las difíciles condiciones económicas y sociales por las que atravesaba Cuba, puso en prácticas numerosas acciones para obstaculizar el desarrollo total y llevar a la asfixia a la economía de la Isla, propósito en el que han insistido una y otra vez, sin éxitos, en estos más de 60 años de Revolución.

En los sucesos del pasado mes de julio, el vecino del Norte aplicó la mismas tácticas de hace 27 años y ahora con apoyo de las Redes Sociales, animaron al desorden y el caos en varias provincias y municipios cubanos, ahora alentados por la situación del país que sufre los embates de un bloqueo económico, financiero y económico más despiadado en la historia de la humanidad y la añadida pandemia de la COVID-19, a pesar de disponer la Isla deAbdala, única vacuna de América Latina, acompañada de otros cuatro candidatos vacunales.

Sin dudas, las manifestaciones estuvieron acompañadas de desórdenes públicos, hechos violentos y vandálicos, presidido por un gran show mediático con marcado estímulo a la subversión, para así poder mostrar al mundo un clima de inseguridad, represión e ingobernabilidad, y acudir a una supuesta “ayuda humanitaria” que devendría intervención militar contra el país.

Pero, como ocurrió en 1994, en esta ocasión también subestimaron a un pueblo con más de siglo y medio de lucha decidido a todo por preservar su independencia. En aquella ocasión con Fidel al frente, ahora con el presidente Miguel Díaz- Canel Bermúdez, la población cubana con valor, entereza y lealtad demostró -una vez más-, que las calles son y seguirán siendo de los revolucionarios.

Hoy, con el honor y el sano orgullo de sentirse cubano, se patentiza el llamado a la unidad, la paz y la fraternidad entre todos los nacidos en el verde caimán que amen a la Patria, estén dentro o fuera de la Isla, y el agradecimiento a los pueblos hermanos que reconocen la legitimidad de la Revolución y su práctica histórica de solidaridad, bajo el principio de compartir lo que se tiene con los más necesitados.

Una vez más Cuba demuestra que sigue viva a pesar del bloqueo, la pandemia y de otras tantas adversidades, pueblo firme y decidido a continuar adelante y no renunciar jamás a su independencia y libertad, poniéndole cada día más Corazón a su Patria. Así pensamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *