29 de enero de 2022

El desprendimiento de los mayores icebergs antárticos, una señal de alarma

El iceberg A-76 se desprendió recientemente de la plataforma de hielo Ronne en el mar de Weddel, Antártida Occidental.

Con una superficie superior a la isla de Mallorca, el A-76 ostenta el título del iceberg más grande del planeta. Previamente, el título correspondía al iceberg A-68, que también se desprendió en la Antártida Occidental.

El desprendimiento de estos icebergs es un proceso natural, es decir, que no se puede relacionar directamente con el cambio climático.

Aun así, nos llama la atención porque los icebergs, junto a las plataformas de hielo de las que se desprenden, son los últimos bastiones que protegen el casquete glaciar antártico del derretimiento.

Ambos flotan en el océano sin causar un aumento del nivel del mar cuando se derriten; simplemente agregan agua dulce al océano. Sin embargo, el desprendimiento de icebergs y el colapso de las plataformas de hielo suelen ser señales de alarma de un inminente aumento del nivel del mar.

Esto se debe a que estas plataformas impiden que el casquete glaciar desemboque en el océano, en este caso sí, aumentando el nivel del mar.

A medida que aumenta la frecuencia de estos procesos, crece la preocupación de que la Antártida se aproxime a un punto de inflexión por efecto del calentamiento antropogénico.

Su deshielo puede conllevar un rápido e imparable aumento del nivel del mar que afectaría a zonas costeras y a cien millones de personas en todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *