19 de enero de 2022
Banca de Cuba, 60 años de retos y ante nuevos desafíos

Cuba en Datos: La banca y los retos en tiempos modernos

Este 13 de octubre se cumplen 60 años de la nacionalización de la banca por el naciente Gobierno revolucionario cubano, que de esa manera puso los recursos financieros al servicio de la nación. Muchos son los retos que, en la actualidad, tiene este importante sector en medio de los profundos cambios económicos que impulsa el país, en particular el ordenamiento monetario y cambiario.

Encabezado por el Banco Central de Cuba (BCC), el sistema bancario nacional está constituido hoy por nueve bancos comerciales, 14 instituciones financieras no bancarias, nueve oficinas de representación de bancos extranjeros en Cuba y cuatro oficinas de representación de instituciones financieras no bancarias.

De acuerdo con datos ofrecidos por la ministra presidenta del BCC, al cierre de agosto último el número de operaciones realizadas en las oficinas bancarias representaron el 72% de las efectuadas durante el 2019.

¿Por qué esa “avalancha” de cubanos en las oficinas bancarias? Recordemos que a fines de julio comenzó la venta de productos alimenticios y de aseo, de gama “media y alta”, en moneda libremente convertible (MLC). Para poder comprar en las tiendas que ofertan este servicio los interesados debían crearse una cuenta en USD.

Durante el 2020, según el BCC, el número de tarjetas ha tenido un crecimiento promedio de 100 000 mensuales, con un marcado incremento en los pasados meses de julio y agosto.

Hasta el octavo mes del año la cantidad de operaciones realizadas sin que medie el efectivo, evidenció un alza del 16.9%, con relación al cierre de 2019; mientras que los montos correspondientes a estas operaciones (realizadas con tarjetas magnéticas que no mueven efectivo), aumentaron en un 13.8%.

La afluencia de clientes en las instituciones bancarias también fue significativa en septiembre. Recordemos las crecientes colas en los bancos y cadecas, a raíz de los falsos rumores sobre la proximidad de la unificación monetaria y cambiaria.

En los últimos tiempos el comercio electrónico se ha vuelto más usual en Cuba. Términos como tarjetas magnéticas, compras online, telebanca y POS ya suenan menos raros entre los cubanos. Y quizás sea este año el de mayor auge en el empleo de esas facilidades, vistas ahora como una necesidad debido a la situación impuesta por la pandemia. Comprar y pagar servicios desde la comodidad de la casa, alejados de colas y tumultos, es una experiencia que gana adeptos, en tanto reta a las instituciones involucradas.

Otro tema cardinal de cara a la satisfacción del cliente tiene que ver con la cantidad y funcionamiento de los cajeros automáticos. Hoy solo hay en el país 917 cajeros distribuidos en 70 municipios.

Según informó en una reciente Mesa Redonda la ministra presidente del Banco Central de Cuba, Wilson González, en la actualidad se lleva a cabo “el desarrollo y prueba piloto de piezas que pueda fabricar la industria nacional para la reparación de los cajeros existentes”.

Créditos, ¿en movimiento?

También está en la mira del sistema bancario perfeccionar la política crediticia, una decisión que resulta cada vez más necesaria en el presente escenario económico del país. Como advertía el presidente cubano, “debemos promover que los créditos faciliten el comercio, la inversión y fomenten los principales actores económicos y a las personas naturales. Nos quedan muchas cosas por estudiar y por implementar a partir de la experiencia internacional”.

Fuentes del BCC aclararon a Cubadebate que las acciones insertadas en la estrategia del sistema bancario están encaminadas a dar respuesta a las modificaciones que se introducen en el funcionamiento de la actividad económica, en particular relacionadas con el acceso a crédito:

  • Por las unidades empresariales de base,
  • los incentivos a los proyectos de desarrollo local,
  • el financiamiento para la construcción de viviendas por el sector empresarial,
  • la propuesta para la especialización de un banco en la actividad de fomento destinado a la actividad agropecuaria y la agroindustria azucarera.

En correspondencia con la nueva política bancaria, se mantiene la oferta de crédito a las personas naturales y otras formas de gestión no estatal.

En cuanto a los préstamos a la población, el BCC informa que se encuentran listos desde 2019 los proyectos de normas y procedimientos para el crédito al consumo para bienes del hogar, en adición a los ya incorporados en la práctica bancaria (materiales de construcción, módulo de cocción, reposición de equipos de refrigeración, módulos para la TV digital).

Además, “recientemente se han iniciado las secciones de intercambio en un grupo de trabajo para la presentación de nuevos productos y servicios bancarios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *