19 de enero de 2022
Cuba celebra aniversario 40 del vuelo de Arnaldo Tamayo al cosmos

Cuba celebra aniversario 40 del vuelo de Arnaldo Tamayo al cosmos

Cuba celebra hoy el aniversario 40 del vuelo espacial de Arnaldo Tamayo, quien entonces se convirtió en el primer cosmonauta de Iberoamérica gracias a la colaboración de la isla con la entonces Unión Soviética.

El hoy General de Brigada de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, partió al cosmos a bordo de la nave Soyuz-38 desde el cosmódromo Baikonur, el 18 de septiembre de 1980, junto al cosmonauta soviético Yuri V. Romanenko, jefe de la misión.

Desde Cuba, la población siguió el extraordinario acontecimiento a través de las pantallas de los televisores.

Casi un día después la nave se acopló a la estación orbital Saliut 6 donde permanecían los cosmonautas Leonid Popov y Valeri Riumin.

Durante una semana la tripulación ejecutó 27 proyectos preparados por científicos de Cuba y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y continuaron otros iniciados por expertos de Bulgaria y Hungría.

Luego de 128 órbitas circunterrestres, el 26 de septiembre, Tamayo y Romanenko retornaron a la Tierra. Días después, Tamayo recibió la distinción de Héroe de la Unión Soviética y de Héroe de la República de Cuba.

En declaraciones al periódico Granma, el científico cubano José Altschuler reconoció que la casi totalidad de los trabajos médico-biológicos, físicos y técnicos desarrollados durante el vuelo dejaron resultados significativos.

El entonces presidente de la Comisión Nacional del Programa Intercosmos, realizado de conjunto con la Unión Soviética, destacó que algunos tuvieron aplicaciones prácticas a corto plazo, como el destinado al estudio de los recursos naturales de la isla.

El experto señaló que ‘para orgullo de los cubanos, la ciencia nacional se vistió de gala en la preparación y posterior cumplimiento de los objetivos trazados en la memorable misión’.

Creado en 1967 entre los países del bloque socialista, el Programa Intercosmos promovía las investigaciones, experimentos científicos y técnicos.

Hace cinco años, el cosmonauta cubano dijo al periódico Granma: ‘Yo en sueños hago mis vuelos a cada rato, es como volver a vivir esa oportunidad’.

En 2017, el primer latinoamericano en ver la Tierra desde el espacio mereció la Medalla de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) sobre Ciencia Espacial.

Para Cuba, la orden constituyó un reconocimiento a su contribución en el ámbito de las Ciencias y su aporte en los esfuerzos globales por colocarla al servicio del desarrollo.

Diputado de la Asamblea Nacional del Poder Popular desde 2018 (Parlamento cubano), a sus 78 años Tamayo se desempeña también como jefe del Departamento de Relaciones Exteriores del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba.

Para el General de Brigada Arnaldo Tamayo, primer cosmonauta de Cuba y Latinoamérica en viajar al espacio, observar desde allí esta nación caribeña fue una gran experiencia, un momento emocionante que recuerda hoy.

‘Atravesamos la isla el 19 de septiembre (de 1980), sobre las siete de la mañana. Fue poco el tiempo para observarla, solo segundos, pero había pocas nubes, lo que nos permitió verla bien. Fue un momento muy emocionante, de gran alegría’, expresó.

Durante una entrevista divulgada por la revista Juventud Técnica con motivo del aniversario 40 de ese viaje, detalló que vista desde el espacio, Cuba se asemeja a un cocodrilo gigante.

La misión conjunta entre Cuba y la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) despegó desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajstán, el 18 de septiembre de 1980, con los tripulantes Arnaldo Tamayo y Yuri Romanenko.

De las ocho horas planificadas para el descanso, Tamayo solo dormía cuatro, pues no quería perder la oportunidad de observar el universo, tomar fotos y videos de esos momentos. ‘Si esta es la única oportunidad de estar en el cosmo, yo no vine a dormir’, pensaba.

Como resultado de las imágenes tomadas recibió un premio de la agencia TASS, perteneciente a la URSS, por fotografiar el sol cada 20 segundos, desde que salió en el horizonte de la tierra.

Huérfano desde los ocho meses de nacido, Arnaldo Tamayo fue criado por su abuela en una familia humilde, por lo que tuvo que trabajar desde los 10 años.

Con el triunfo de la Revolución en 1959, comenzó a estudiar y superarse para su posterior incorporación a la Fuerza Aérea; y más tarde finalizó su carrera profesional en aviación como piloto en la URSS.

De regreso a Cuba, se desempeñó como piloto raso hasta convertirse en el segundo jefe del regimiento aéreo central, durante 17 años de arduo trabajo y superación.

Junto a otros 40 candidatos de la mayor de las Antillas se presentó a la convocatoria para futuros cosmonautas, que tenía entre sus requisitos contar con más de 10 años de experiencia como piloto, estar apto desde el punto de vista médico, físico, con conocimientos técnicos y profesionales para una misión de ese tipo, y dominar el idioma ruso.

El 10 de octubre de 1980, Tamayo y Romanenko fueron recibidos en el aeropuerto internacional de La Habana por el comandante en jefe, Fidel Castro Ruz, y toda la dirección de este país.

Durante todo el recorrido desde el aeropuerto, en el municipio de Boyeros, luego por la Plaza de la Revolución, y hasta Marianao, en La Habana, el pueblo estaba en las calles y nos mostró su alegría, describe el cosmonauta cubano.

Según cuenta, también fue muy impactante el cariño recibido en las demás provincias del país durante un recorrido de dos días que realizaron.

A 40 años de aquel suceso, ‘continuamos celebrando los resultados del vuelo, de la ciencia cubana en la preparación de los experimentos, el triunfo de un programa creado por el socialismo y el cual marca la historia de las relaciones de colaboración entre Cuba y Rusia’, expresó Tamayo.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, alabó hoy la hazaña del primer cosmonauta latinoamericano, el coterráneo Arnaldo Tamayo, de cuyo vuelo se cumplen 40 años.

‘El 18 de septiembre de 1980, Cuba celebró jubilosa la hazaña de su primer cosmonauta, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter, la que acompañó con fotografías de Tamayo y del soviético Yuri Romanenko, quien comandó la nave que los llevó al espacio.

Orbitó la Tierra 128 veces y durante sus más de 7 días en el espacio, aplicó 21 experimentos de nuestra Academia de Ciencias, recordó Díaz-Canel.

En otra entrada, el jefe de Estado recordó el origen humilde de Tamayo, un guantanamero mestizo que se convirtió en el primer cosmonauta de Latinoamérica.

Como tripulante de la Soyus-38, Arnaldo Tamayo, la Revolución cubana y los pobres de la tierra entraron a la historia de los vuelos espaciales, subrayó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *