17 de enero de 2022
Cienfuegos: por un desconfinamiento sostenible en el tiempo

Cienfuegos: por un desconfinamiento sostenible en el tiempo

La luz verde a muchas restricciones vigentes en Cienfuegos durante meses, tras el recrudecimiento del panorama sanitario, data de solo una semana.

Medidas muy esperadas, como el reinicio del transporte, aliviaron a la mayoría de los habitantes de la ciudad, y la provincia; quienes por mucho tiempo y ante el complejo escenario, prescindieron de ese servicio, tan vital.

El transporte público regresó con la mitad, y en algunos horarios un poco menos, de la cifra de ómnibus que tradicionalmente ha circulado en la urbe debido, entre otras razones, al apoyo logístico de ese sector al traslado de pacientes para centros de aislamiento.

Aun así, resulta una buena noticia que las Diana ya hayan comenzado a moverse. La flexibilización transporte privado también fue otra buena nueva. Aunque casi siempre al centro de la polémica por razón de precios, los vehículos de tracción animal o coches, los motores amarillos y los llamados “riquimbilis”, siguen siendo útiles.

Cierto es que constituyen otra opción, a veces la más rápida, para el traslado hacia diversas zonas de la ciudad. Sin embargo, no basta únicamente con la apertura. Una vez más es necesario observar bien de cerca el costo del pasaje en estos medios de transporte.

Los ubicados en piquera casi siempre mantienen la estabilidad del precio, fijado tiempo atrás por los consejos de la administración. Pero aquellos con rumbo fortuito, a los que solicita más de un cienfueguero el alquiler de su servicio, por estos días experimentan una especie de libre albedrío, y hacen de la “carrera” una opción lacerante para el bolsillo.

Otra decisión muy bien recibida — porque el ocio es también una necesidad— fue permitir el acceso a las playas, pero ojo, criterios llegados a nuestra redacción expresan inquietud por la alta concurrencia personas a balnearios como Rancho Luna, alta concurrencia que siempre será preocupante, aun cuando el número de casos no lo sea.

Lo imprescindible aquí, pues la apertura es un hecho, es regular, mediante la inspección y todo tipo de medidas de control, el uso de la mascarilla fuera del mar, y el respeto a cuanta medida sanitaria permanezca vigente.

Y aunque esto último apunta al plano colectivo, el autocuidado es hoy, más que nunca, el modo de no regresar a un confinamiento difícil, pero necesario, cuando el número de positivos se dispara. Esa posibilidad no resulta descartable.

Las propias autoridades de Cienfuegos, durante el anuncio del cambio en las restricciones, convocaron al respeto por las medidas sanitarias, única garantía para no ver, una vez más, cómo se contraen servicios, horarios y actividades económicas.

Si de algo depende el desconfinamiento exitoso, sostenible en el tiempo, es de una percepción de riesgo acorde al nuevo escenario que vive hoy la provincia de Cienfuegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *