18 de enero de 2022
Cienfuegos: Otro edificio en Las Minas y atrás los días tristes en el Roma

Cienfuegos: Otro edificio en Las Minas y atrás los días tristes en el Roma

Andrea Suárez Sosa tiene casa nueva. Por casi 20 años vivió en el antiguo Hotel Roma, uno de los edificios del Centro Histórico de Cienfuegos, donde a más de treinta familias los embargaba la angustia por la pésima infraestructura del inmueble, construido en las primeras décadas del siglo XX.

Vista del antiguo Hotel Roma
Vista del antiguo Hotel Roma

“En los tiempos de ciclones y de mucha lluvia tenía que venir la Policía y el Gobierno para evacuarnos, porque era pésima la situación”, comenta Andrea, quien muestra con orgullo las habitaciones de su vivienda, con paredes sólidas y pisos brillantes.

El traslado de las familias residentes en el “Roma” constituía un añejo reclamo de la población. Su pedido no escapaba a los debates en los Procesos de Rendición de Cuenta del Delegado a sus Electores, ni a los despachos y menos a las reiteradas visitas de las autoridades del territorio a ese antiguo recinto.

“Como estrategia del municipio, en coordinación con la provincia, hemos ido dándole respuesta a un grupo de ciudadelas que están en malas condiciones, es decir fondo habitacional bien precario. Hemos ido construyendo los edificios y reubicando a esas personas”, explicó Ernesto Ortega Valdespino, Coordinador de Programas y Objetivos del Consejo de la Administración Municipal.

Los edificios multifamiliares del reparto Junco Sur evidencian los pasos de Cienfuegos hacia el cumplimiento de la Política de la Vivienda. Allí fueron beneficiadas todas las familias que habitaban en “El Suiza”, “El Floridita” y la llamada cuartería 2714, también ubicada en el área más añeja de esta ciudad de 201 años.

Edificios del reparto Junco Sur
Edificios del reparto Junco Sur

 

Ahora, en Las Minas, otro sitio donde Cienfuegos consolida su desarrollo habitacional, fueron entregados 30 inmuebles, uno de ellos, el de Andrea, quien siempre confió.

“Quizás muchas personas pensaron que no sería posible, pero bueno, siempre tuvimos una esperanza de lo que hoy tenemos. Aquí hay personas que vivían hace 40 años ahí y quizás no pensaron llegar a la realidad, pero llegamos”.

Seleida Liriano Rajadel, permaneció por cerca de cinco años en el Roma y hace un tiempo decidió abandonarlo.

“La situación era muy mala, muy malas condiciones, empezando que yo tuve que irme de la casa porque el piso se me iba a caer y tuve que irme para la casa de mi hija porque aquello estaba muy malo”.

Y Seleida deja atrás la mayoría de sus incertidumbres.

“Yo lo pensé muchas veces, más nunca nos la dan, no vamos a tener casa”. Sin embargo, presume con una sonrisa su alegría porque “tener una nueva casa en estos momentos no es fácil. La casa está muy linda, muy cómoda, muy bien terminada”.

 

Ortega Valdespino, refiere que el nuevo edificio posee “muy buen acabado, desde el punto de vista constructivo” y resalta el quehacer del colectivo de la Empresa Constructora de Obras de Arquitectura (ECOA#37), así como el de trabajadores del sector no estatal que intervinieron en la terminación de una veintena de apartamentos, sin el cobro de sus servicios.

Del nuevo edificio de Las Minas emana una felicidad contagiosa. Lo percibo en las personas sonrientes en los balcones, en los muchachos que conversan sentados en los bancos. Lo confirma Andrea a quien el Roma no le amargó el corazón.

“Gracias a la Revolución y al esfuerzo del Partido y el Gobierno, tenemos un techo aquí. Estamos muy agradecidos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *