27 de enero de 2022

Cienfuegos desarrolla acciones para la conservación de los suelos

La aplicación de materia orgánica, la plantación de cultivos en hileras y la siembra en sentido contrario a las grandes pendientes son algunas de las acciones desarrolladas en la provincia de Cienfuegos como parte del Programa Nacional de Conservación y Mejoramiento de Suelos (PNCMS).

Eneida Rubio Rodríguez, jefa de departamento de Suelos y Fertilizantes en la Delegación de la Agricultura en el territorio, explicó a la Agencia Cubana de Noticias que utilizan biofertilizantes en los cultivos para minimizar daños, como el CBFERT, el cual aporta nutrientes asimilables por absorción directa, estimula el crecimiento vegetal y aumenta la resistencia de las plantas a condiciones adversas.

Señaló que también emplean Codafol, Codamin y Microorganismos eficientes, este último fomenta el desarrollo de las plantas y controla enfermedades y plagas.

Asimismo, dijo, usan los organominerales ―por sus propiedades como mejorador de suelos―, producto fabricado en Suministros Agropecuarios, acá en la provincia, y resultante de una mezcla entre la materia orgánica y algún portador, que pueden ser desechos o barreduras de algunas fábricas.

Estas medidas forman parte del PNCMS, cuyo accionar se entrelaza con la Tarea Vida, conocida como Plan del Estado para el enfrentamiento al cambio climático, con el fin de mitigar los efectos negativos sobre el recurso.

De este modo, identificamos tres zonas con afectaciones por la intrusión salina: Juraguá (municipio de Abreus), la Cooperativa de Producción Agropecuaria “Mártires de Barbados” (Cienfuegos) y la Unidad Básica de Producción Cooperativa “Vietnam” (Aguada de Pasajeros), puntualizó la especialista.

Agregó que cuentan con un polígono de mejoramiento y conservación de los suelos en cada uno de los ocho municipios, donde realizan todas disímiles operaciones con el objetivo de atenuar la erosión y la desertificación.

Otra de las acciones llevadas a cabo fue la sustitución de las despulpadoras de café por otras ecológicas y a partir de ahí comenzaron a montar centros de producción de abonos orgánicos, apuntó Rubio Rodríguez.

De este modo, añadió, aprovecharán el despulpe para la fabricación de esos abonos y, de igual modo, en las faisaneras acumularán la gallinaza (estiércol avícola) con similar propósito, así como para evitar la contaminación y el arrastre a los ríos cercanos.

El PNCMS se implementa en Cuba desde el año 2000 y su objetivo es frenar la degradación ―entiéndase erosión, salinidad y baja fertilidad, entre otros― de ese recurso natural.

En la degradación, proceso donde se pierde la capacidad productiva del suelo, influyen diversos factores, ya sean naturales, como el clima, las formaciones geológicas y el relieve, o introducidas por la actividad del hombre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *