El pueblo despide a Rosita Fornés, La Vedette de Cuba (+Fotos)

A las 10 y 30 de la mañana se abrieron las puertas del Teatro Martí por la calle Zulueta, para que el público acceda a la instalación a despedirse de Rosita Fornés. Foto: Teatro Martí/Facebook.

Dicen que las leyendas no mueren, que se transmiten de generación en generación a través de historias y letras escritas en libros. Rosita Fornés es una leyenda que se forjó y caló en los corazones de su público, con talento y perseverancia.

El pasado 10 de junio falleció a los 97 años de edad Rosalía Palet Bonavía, la reina del arte escénico de nuestro país.

La última voluntad de La Vedette de Cuba, Rosita Fornés, fue descansar en el Cementerio de Colón de La Habana.

Por eso, desde horas tempranas de este martes cientos de cubanos llegaron hasta el Teatro Martí de esta capital para rendir tributo a quien en vida fuera una estrella del espectáculo.

No faltan en la sala lirios y rosas. Una bandera blanca cuida la urna, también blanca.

Familiares, amigos, personalidades de la Cultura y de organizaciones de la Sociedad Civil rinden tributo a la gran artista.

Santiago Álvarez recuerda a Rosita como una diva, un paradigma en la cultura cubana. Sin ella, el espectro cultural cubano no fuera el mismo.

El acceso al público concluirá a las 2:00 p.m., con el propósito de que familiares, amigos, personalidades de la Cultura y de organizaciones de la Sociedad Civil puedan despedirse de Rosita.

El cortejo fúnebre partirá del Teatro Martí alrededor de las 3:00 p.m. y transitará por Prado, Malecón y 23, hasta 12.

El pueblo podrá despedirse de la artista que honró y honra durante ese trayecto. La ceremonia en el Cementerio de Colón será privada.

Indira Fajardo, presidenta del Instituto Cubano de la Música, sintió con pesar esta pérdida para la Cultura nacional, pero considera que el legado de La Vedette de Cuba prevalecerá entre todos los cubanos.

Por su parte, Fernando Rojas, viceministro de Cultura y presidente del Consejo Nacional de Artes Escénicas, la recordó como una mujer de una gran versatilidad.

Es difícil encontrar a una persona que atesore más de un Premio Nacional. Su trayectoria la hizo incursionar en una cantidad enorme de géneros en el mismo tránsito en que evolucionaron esas artes. Es una pérdida enorme para la cultura.

Sobre cómo mantener el legado de Fornés, destacó los múltiples homenajes que ha recibido y como este hecho da fe de que no morirá.

Hay que pensar cómo perpetuar su memoria, mostrando su trabajo y todo lo que hizo por la cultura. Perpetuar su legado de manera física.

Desde La Víbora, Centro Habana, Plaza de la Revolución y otros puntos distantes de la geografía habanera, incluso Guanabo, llegan a pie los seguidores de la artista cubana para darle el último adiós.

Dirían la frase martiana: La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.

En fotos, exequias de Rosita Fornés

Exequias de Rosita Fornés en el Teatro Martí de La Habana. Foto: Teatro Martí/Facebook.
Exequias de Rosita Fornés en el Teatro Martí de La Habana. Foto: Teatro Martí/Facebook.

El historiador de La Habana, Eusebio Leal, acudió a rendir homenaje a Rosita Fornés. Exequias de Rosita Fornés en el Teatro Martí de La Habana. Foto: Teatro Martí/Facebook.
El historiador de La Habana, Eusebio Leal, acudió a rendir homenaje a Rosita Fornés. Exequias de Rosita Fornés en el Teatro Martí de La Habana. Foto: Teatro Martí/Facebook.

Exequias de Rosita Fornés en el Teatro Martí de La Habana. Foto: Teatro Martí/Facebook.
Exequias de Rosita Fornés en el Teatro Martí de La Habana. Foto: Teatro Martí/Facebook.

Exequias de Rosita Fornés en el Teatro Martí de La Habana. Foto: Teatro Martí/Facebook.
Exequias de Rosita Fornés en el Teatro Martí de La Habana. Foto: Teatro Martí/Facebook.

Homenaje póstumo a la Vedette de Cuba, Rosita Fornés, en el Teatro Martí de La Habana. Foto: Teatro Martí/Facebook.
Homenaje póstumo a la Vedette de Cuba, Rosita Fornés, en el Teatro Martí de La Habana. Foto: Teatro Martí/Facebook.

Exequias de Rosita Fornés en el Teatro Martí de La Habana. Foto: Captura de pantalla.
Exequias de Rosita Fornés en el Teatro Martí de La Habana. Foto: Captura de pantalla.

 

Hasta siempre, Rosita Fornés

En el recorrido del cortejo fúnebre, desde el teatro Martí hasta la Necrópolis de Colón, miles de cubanos despedían a Rosita Fornés con aplausos y bravos. Ni una sola cuadra estaba vacía al paso de la vedette.

Cinco carros fúnebres abrían la caravana. En el primero iban los restos de la artista cubana y en el segundo y tercero las ofrendas florales del General de Ejército Raúl Castro Ruz y del presidente Miguel Díaz-Canel. Los dos restantes llevaban el mar de flores depositadas durante el funeral.   

Una misa en la capilla del cementerio despidió a quien en vida fue una mujer delicada, altruista y comprometida con las causas nobles. En el padrenuestro, fue bendecida el alma de la artista, para que descanse en paz.

No faltaron las lágrimas en la ceremonia, que fue íntima a causa de la COVID-19. Decir adiós a una estrella duele. Pero, entre todos queda la dicha de que Rosita Fornés brilló tanto en vida que sus destellos iluminarán por siempre al pueblo y a la cultura cubana. 

Miguel Barnet: Rosita Fornés fue un pueblo vestido de luz

Último adiós a Rosita Fornés. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Último adiós a Rosita Fornés. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

El intelectual cubano Miguel Barnet fue el encargado de dar el último adiós a la Vedette de Cuba, a quien calificó como la más versátil y carismática artista de los últimos tiempos en la Isla.   

“Con una larga y exitosa carrera nacida en la Corte Suprema del Arte en 1938, Rosita Fornés, desde sus inicios como cantante, caló hondo en el pueblo cubano”. 

El presidente de honor de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba reconoció que es imposible apresar una carrera tan rica y fructífera en pocas líneas.

Rosita no hizo otra cosa en su vida que trabajar con profesionalismo magistral para entregarle al público su encanto y glamour, atributos implícitos en su personalidad”.

Fue fiel a todos los públicos y sobre todo a su país- dijo. “Aunque donde quiera que esté un cubano, o una cubana, en cualquier latitud del mundo que respire, encontrará en ella a un admirador o una admiradora”.

Barnet aseguró que Cuba la exhibió con orgullo como el más preciado trofeo del teatro musical, la opereta, la zarzuela, el cabaret, la canción y el cine del continente.

“Reina del Teatro y de la Televisión, en la década de los cuarenta y de los cincuenta, el público la aclamó como una de sus figuras más célebres. Ella no fue otra cosa que un pueblo vestido de luz. Creó una imagen de la sensualidad femenina que que ha quedado como un modelo del buen arte”.

El intelectual exhortó a recordar a Rosa y la mejor manera es no olvidar nunca su imagen de mujer bella y fulgurante.

“Su desaparición física será una resurrección de su incandescencia y la posibilidad de nunca perderla. Rosita, descansa tranquila porque nunca te vamos a olvidar. Y gracias por todo”, concluyó.

En fotos, último adiós a Rosita Fornés

Último adiós a Rosita Fornés. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Último adiós a Rosita Fornés. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Último adiós a Rosita Fornés. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Último adiós a Rosita Fornés. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Último adiós a Rosita Fornés. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.
Último adiós a Rosita Fornés. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *