26 de octubre de 2020
REDES, ENREDOS Y ENREDADORES

Redes, enredos y enredadores

Más de algunos conocidos, de algunos amigos y hasta de algún que otro buen amigo, he visto que escribe algo en las redes sociales, más específicamente en Facebook y me he preguntado ¿por qué? y sobre todo ¿para qué?.

De suerte tal que he visto desde algo tan local de mi ciudad, bendecida por los Dioses con tantos lugares bellos, la foto de un salidero con aguas albañales, hasta algo tan doméstico como la olla que se descompuso y no encontré el repuesto, pasando, claro está porque una recepcionista imperfecta me desinformó sobre tal o más cual trámite. Y a decir verdad, todas son verdad. Lo que ocurre es que la solución de ninguno de esos asuntos, están en las manos de Facebook, ni siquiera de ninguna red social.

Es verdad que por ejemplo, el salidero, está en un plan de Sostenibilidad y Saneamiento que va calle por calle y avenida por avenida. Mucha gente de calle 61 están felices y agradecidos, pero los de Avenida 52 no quisieran que terminaran con 61, sino que dejen lo que estén haciendo allí y vengan a 52, que es el mío y por ende, el más grande del mundo, el que me afecta a mí y a mi entorno. O sea, al demonio un plan que trabaje a fondo y que volvamos al plan curita: la liguita pedestre en la tubería, aplausos de hoy y llanto de mañana. Más, como sea, ese plan está en manos de alguien y que no lo tiene como un documento clasificado, sino que lo puede explicar y de hecho lo explica jueves tras jueves a las 6:30 am, con fotos incluidas de un antes y un después. Es allí donde se discute y se soluciona, no en una red social.

La olla para la que no hay repuesto siempre encuentra a un remendador que le invente algo. Sí, porque alguien hizo una mala compra, es verdad… o porque tenía un componente de esos vecinitos que hacen lo indecible por joder-nos, pero aún cuando no tenga arreglo, con seguridad Facebook no le va a enviar una nueva.

Y de respuestas inadecuadas o erróneas ya sabemos cuál es la mecánica que muchos siempre han preferido: salir hablando y maldiciendo por ahí. Lo único que ahora encontró un lugar que creen adecuado, pero que no va a castigar al desinformante, porque perro no come perro. De suerte tal que a ese tampoco Facebook le dará solución.

Pero bueno, las respuestas que he encontrado en los amigos que acuden a las redes para exponer sus problemas domésticos y comunitarios:

  • Lo hago para desahogarme
  • Lo hago para ver si le da vergüenza a quien tiene que ver con eso y lo resuelva.
  • Lo hago porque sí… ¿y por qué no?.

… en fin, el mar.

Claro, me he encontrado con gente muy honesta que me han dicho:

  • La verdad es que no sabía que había una rotura de 20 metros en la Planta Potabilizadora y que vienen de la Habana a resolver eso y por eso el agua venía tan turbia… y que lo habían aclarado por radio.
  • La verdad es que no había escuchado el por qué habían tomado esa medida y que el Consejo de Defensa lo explicó tan claro.
  • La verdad es que con la personalidad que soy y con los Premios que tengo, toco a la puerta adecuada y no sólo me abren, sino que en menos de 24 horas esa recepcionista no maltratará y mucho menos desinformará a nadie más.

Pero hoy día, muchos de nuestros compatriotas, de nuestros buenos y excelentes compatriotas, apenas perciben que hay un odio visceral por tomar cualquiera de esos problemas domésticos y formar sus enredos y bretes, por convertir, por arte y magia las redes sociales en redes fecales. Y sin darnos cuenta, somos nosotros quienes les damos alimentos a las alimañas, cuando no es esa nuestra intención.

Por eso yo, que hasta un día puse cuán feliz había pasado un domingo en Varadero con mi familia y por gestión de la Delegación de la UPEC en mi provincia y recibí una andanada de imbecilidades, incluida que los cubanos no podían entrar a Varadero, trato de cumplir la bíblica frase del libro de Mateo cuando dice: “no arrojéis margaritas a los cerdos”.

Ese es mi pensamiento. Lo que hagan mis amigos es asunto de ellos, puesto que cada cual es libre de poner en las redes lo que quiera. Nadie los va a perseguir, aún cuando sin quererlo, se inserten en ese mundo de  redes, enredos y enredadores.

Fabio Bosch Jr

Guionista, conductor y director de programas de radio, con una amplia trayectoria en el medio. Multipremiado en diversos eventos provinciales, nacionales e internacionales de la Radio.

Ver todas las entradas de Fabio Bosch Jr →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *