El Palacio de Valle en su centenario (+Audio y Fotos)

Valle Palace in its centenary Por:  

Se cree que la construcción del Palacio de Valle, ubicado en la zona de Punta Gorda, culminó un día de 1917. Más sobre la data precisa de este suceso los archivos actuales dicen bien poco. No obstante, los estudiosos del patrimonio de Cienfuegos, aseguran que desde hace un siglo, la antigua residencia de Don Acisclo del Valle Blanco señorea la popular área urbana.

La edificación, que figura como una de las más hermosas de la Perla del Sur, fue construida en dos momentos, en la locación que dio amparo —como también se nombró el lugar— al primer europeo residido por estos lares. El periodo inicial transcurrió por encargo del comerciante catalán Celestino Cazes, y el segundo por el hombre de negocios del Valle Blanco.

Foto: Ecured

Foto: Ecured

Según retrata una Revista Bohemia de 1919, “Don Acisclo del Valle, pensó en construir su residencia particular para hacer de ella el templo de su hogar”. La publicación de la época definía al lugar como “una magnífica residencia señorial, uno de los edificios más suntuosos de Cienfuegos que admira muy justamente todo aquel que lo ve, y que da idea del buen gusto de su propietario que ha sabido dotar a su palacio de todo aquello que para embellecerlo, lo mismo interior que exteriormente le sugirió su espíritu selecto y exquisito”.

Las pretensiones del proyecto constructivo siempre consideraron la influencia morisca, en lo que sería una casa-quinta. Mas, Acisclo del Valle también se decidió por otros estilos, de ahí que se entrelacen evidencias del mudéjar, gótico, romántico y barroco.

El Palacio de Valle es otro de los tantos inmuebles sureños con el sello del famoso arquitecto local Pablo Donato Carbonell, autor de otras maravillas de la arquitectura sureña como el Palacio de Ferrer. A este creador se unieron luego el maestro de obras Juan Suárez y el ingeniero italiano Alfredo Colli.

 

Muchos visitantes perciben coincidencias entre el Palacio de Valle de Cienfuegos y el Taj Majal indio; tal vez porque se cree que el amor de Don Acisclo del Valle Blanco y Amparo Suero Rodríguez inspiró la mansión, o porque la segunda torre que lo corona simboliza el amor, como ocurriera con su par asiático.

facebook-profile-picture

Acerca de: Laura Brunet Portela

Periodista del departamento informativo de Radio Ciudad del Mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *