Fidel, nuestro gran estratega revolucionario (+Audios)

Fidel's concept of Revolution

Como antes – y más – se precisa el estudio de la obra y quehacer revolucionarios de Fidel, líder eterno de la Revolución Cubana. Hoy, desde una perspectiva abarcadora y total, podemos valorar con más exactitud cuánto hizo. A partir de ahora su actuar y pensar ejercen una influencia mayor y universal.

AUDIO: Mención de Radio Rebelde dedicada a #FidelCastro
AUDIO: “Poema a Fidel” del intelectual cubano Miguel Barnet

La razón es que en la finitud de su existencia física demostró la coherencia y consecuencia necesarias, condición cardinal de su trascender. La capacidad de Fidel como estratega revolucionario parte de su forma y estilo de pensamiento.

En todo momento vio más allá la realidad que le tocó vivir; mantuvo activa la “luz larga” del intelecto donde el pensamiento analítico, discernidor y reflexivo se fusiona con la dimensión creadora.

A Fidel no le bastó conocer, saber, comprender, entender y aprender; su pensamiento se proveyó de una proyección capaz de derivar como fuerza transformante y guía para la acción.

Cada pensamiento en Fidel tiene un carácter creativo que nos hace crecer. Desde su humanidad y humanismo intensos hallamos, finalmente, al ser genial.

Una peculiaridad que le acompañó desde su temprana juventud fue su capacidad para la reflexión, atributo de la condición humana en su estado de máximo desarrollo. Los individuos reflexivos adoptan las decisiones acertadas en cada momento de su existencia, tanto de carácter personal como otras cuyas consecuencias redundan en la vida familiar, grupal, en colectivos, sociedades y de la humanidad en su conjunto.

La reflexión como ejercicio intelectual parte de factores coadyuvantes a la elaboración de un análisis correcto y exacto. Consiste en saber qué, cómo, por qué y para qué. La reflexión cuenta con herramientas, como la experiencia propia y la ajena; las consecuencias de hechos precedentes; el intercambio y la toma en consideración, en cada momento, de la circunstancia histórica y espacio-temporal.

Desde esa óptica es que entendemos en Fidel su virtud de insaciable lector, amigo de artistas, escritores e intelectuales, obreros, campesinos, estudiantes, hombres, mujeres, niños y niñas; apasionado por la historia cubana y universal; dialogante y cercano al pueblo que guió, con el que consultó siempre toda decisión a adoptar.

Desde los años previos al Moncada, Fidel tuvo el conocimiento y la sabiduría necesarios, sobre todo en momentos más difíciles cuando la opción de un minuto era determinante en la realidad futura. En un líder de inconmensurable estatura como fue la suya, asombra la naturalidad de carácter mostrada siempre al intercambiar con sus compañeros de lucha.

Con la sabiduría que le acompañó ejerció de forma ostensible su espíritu autocrítico y dispuesto a la rectificación cuantas veces fuese necesario. El Concepto de Revolución que nos legó constituye, más que texto, guía universal para pensar y actuar sabiamente. Allí ni falta ni sobra una letra, por lo cual constituye una brújula para mantenerla dirección y sentido acertados.

Por su capacidad de reflexión y correspondencia entre pensar y hacer, es que lo consideramos nuestro estratega revolucionario por excelencia; por su visión de presente y futuro tenemos la certeza de que hoy, aunque no físicamente, Fidel sigue entre nosotros.

Textos relacionados

Autor: Tomás Alfonso Cadalzo Ruiz

Destacado director de programas de radio en Radio Ciudad del Mar y colaborador de varias publicaciones en Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *