El éxito tiene muchos rostros

Alain Álvarez

Creo que ciertas pasiones nublan el juicio. No hay manager perfecto en el béisbol, que es un juego perfecto para practicantes imperfectos.

Un fanático es lo que debe ser: un individuo con determinadas libertades y sin él, el deporte carecería de sentido,pero las libertades entrañan también algunas responsabilidades en lo tocante a la ética.

Resulta desproporcionado atacar al mentor capaz de saltar nueve escaños en la tabla cuando su equipo no partía como candidato siquiera para luchar por un puesto de comodín e ingresó entre los cuatro vanguardistas.

Las falencias de Los Elefantes en su staff de tiradores son notorias y con la ayuda de Reinaldo Costa, los entrenadores de aquí y el esfuerzo de los atletas que en definitiva suben a la loma para retar a los bateadores, Cienfuegos sorteó los obstáculos de la temporada para alcanzar un inesperado sexto lugar.

Ello equivaldría por ejemplo a asegurar presencia en la etapa superior de la pelota cubana según la estructura que se propone. Roger Machado es un estratega contrastado y exitoso y podría encausar un proyecto en la Perla del Sur pero Roger también fue dirigente inexperto y se curtió por la confianza que en él depositaron.

El estigma es digno de ser borrado: de un ex pelotero que transitó por el diamante sin realizaciones mayúsculas no se espera que guie con tino a una novena y valdría la pena aclarar que Alain fue un jugador interesante, que participó curiosamente como jardinero derecho en la primera clasificación de un equipo de esta provincia a play off, bajo el mando de Narciso Ferrer. Alain Álvarez Moya condujo a los jugadores del sub 23 con acierto y coronó su entrega al terreno con una serie 59 exitosa.

El éxito tiene muchos matices y obtener el título no debe ser entendido como su único rostro. La historia en toda actividad humana tiene su peso y trascendencia: Cienfuegos no ganó un campeonato en el pasado reciente cuando aparentemente lo tenía todo por cuestiones inexplicables a la razón.

Mudar la piel es un proceso  complejo y demanda el convencimiento de un colectivo cuya composición es inevitablemente heterogénea. Este era un equipo para dar pasos y los dio. El ascenso en la tabla de posiciones lo confirma. Los hiper críticos debieran buscar otros pretextos para la infelicidad. Los peloteros de Cienfuegos trajeron alegría a sus parciales.

(Comentario de Erik Mendilahaxon)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *