28 de enero de 2021
Cienfuegos: nasobucos, viajeros y días agitados

Cienfuegos: nasobucos, viajeros y días agitados

Por estas jornadas varios casos positivos a la COVID-19 con fuente de infección en el extranjero y los controles de focos asociados en la capital de la provincia y Aguada de Pasajeros, este municipio con cuatro enfermos autóctonos confirmados, despiertan la alarma de los cienfuegueros.

La preocupación invade a no pocas familias que acatan su ingreso domiciliario, tal como indican los protocolos de la fase de nueva normalidad. Sin embargo, deberíamos preguntarnos ¿hemos actuado correctamente para evitar lamentaciones? ¿hemos sido responsables en el trabajo, la calle y el hogar en cuanto al cumplimiento de las medidas?

Desafortunadamente la respuesta no es del todo feliz pues la tendencia de los últimos tiempos dista mucho de la obligación que tenemos de cuidar nuestra salud, la de la familia y las personas que nos rodean en el centro de trabajo y la comunidad.

Los nasobucos ahora andan como bolsos de mano o adornan mentones, los pasos podálicos parecen fósiles a la entrada de entidades o instituciones y el peor de los casos, ya ni siquiera están allí. Ha desaparecido también la buena costumbre de mantener higienizadas las manos.

En nuestra propia provincia se ha probado la eficacia de estos métodos para evitar el SARS- CoV-2, continuar aplicándolos, para bien de todos, son hábitos de los que no debemos apartarnos y así estamos obligados a transmitirlo a niños y jóvenes, estos con conductas inadecuadas en cuanto al empleo de la mascarilla.

Un reto más para estos días de incesante lucha contra la COVID-19, es el arribo de viajeros al país, a nuestros barrios, a los hogares de miles de familias cubanas. Ante esa realidad que, luego de más de siete meses, nos abrió otra vez al mundo, existen desafíos que se vencen entre todos.

Hoy el sistema de Salud aplica sus protocolos desde los aeropuertos, también lo hacen las autoridades sanitaras en los territorios y en la Atención Primaria, con una alta misión, pues el médico y enfermera del consultorio, son los más cercanos a la comunidad.

No obstante, ellos no deben estar solos en esta ardua tarea que tiene su éxito en el cuidado y la prevención. Tú, yo, nosotros, que vivimos en un barrio cienfueguero, conocemos si nuestro vecino arriba mañana del exterior, si un compañero de trabajo recibirá a un familiar de otro país, si en el hostal de la esquina hay clientes foráneos.

El deber es alertar desde todos los canales posibles e insistir en que esa persona que llegó del extranjero, no recorra nuestras calles sin la seguridad de que está libre de ese virus mortal. Esa también es la clave que garantiza la tranquilidad de Cienfuegos, hoy con días más agitados por una pandemia.

Dainerys Torres Núñez

Comunicadora institucional de la Asamblea Municipal del Poder Popular en Cienfuegos. Periodista de Radio Ciudad del Mar.

Ver todas las entradas de Dainerys Torres Núñez →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *