Chau se va, pero se queda

Chau durante su graduación

Chau Tran Duong es un joven vietnamita que llegó a Cuba hace seis años procedente de la provincia de Tra Vinh,situada a unos 1 600 kilómetros de Ciudad Ho Chi Minh, antigua Saigón, en el sur del país.

Luego de un año de Preparatoria en la capital cubana, matriculó en la Universidad de Cienfuegos Carlos Rafael Rodríguez para cursar la Licenciatura en Economía, de donde egresa este curso con excelentes resultados académicos.

A lo largo de los últimos cinco años le hemos visto siempre risueño, solo o acompañado de sus tutores, participando en los eventos científicos convocados por la propia Universidad o la Asociación Nacional de Economistas y Contadores y su sección juvenil, en los que mostró con creces el desarrollo de las habilidades investigativas.

Como ejemplos de sus aportes pueden citarse el análisis del desarrollo de la acuiculturaen Cienfuegos y el trabajo de Diploma con un estudio sobre la sostenibilidad del transporte urbano,“cuyos indicadores son comunes a cualquier ciudad moderna”, al decir de sus propias palabras, porque de lo que se trata es del cuidado del medio ambiente.

Sobre sus huellas en los predios universitarios se dijo mucho más durante el acto de graduación.

Una compañera de aula pronunció emotivas palabras que el reportero recogió más o menos así: “Conocer a Chau fue una sorpresa. Mejoró el idioma notablemente. Siempre atento, bien vestido, limpio. Fue el mejor en cada materia.Cada uno de nosotros le debe algo (recordaron especialmente a la asignatura de Planificación Empresarial). Siempre amable, sonriente, amigo; de alma hermosa; un gran ser humano.Todos sentimos por él mucho cariño.”

Con palabras entrecortadas, el estudiante vietnamita agradeció a sus profesores y compañeros y aseguró sentirse muy feliz.

Desde que llegó al país fue entusiasta en las actividades de solidaridad con Cuba, valoraron representantes del ICAP (Instituto de Amistad con los Pueblos).

En Cuba y en Cienfuegos el oriundo de la tierra de los anamitas fue como a los que Martí exaltó en su tiempo: “Trabajan. Parecen plateros finos en todo lo que hacen…”

En el lejano Viet Nam, al joven de veintiséis años lo espera la familia de nueve hermanos, pero desea regresar, hacer la Maestría y “…ayudar a desarrollar la producción arrocera en Cuba”.

Chau Tran Duong se va, pero su ejemplo queda.

Textos relacionados

Autor: Ramón Lobaina Consuegra

Periodista ya jubilado pero se mantiene colaborando con diferentes medios de comunicación. Merecedor del Premio Provincial por la Obra de la Vida "Antonio Hurtado del Valle", que otorga la Unión de Periodistas de Cuba en Cienfuegos. Profesor adjunto de la Universidad de Cienfuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *