Carisma de Cuba: Santa Isabel de las Lajas

Por:  

Si le digo que su nombre tiene que ver con algunas características de su suelo y la combinación de una personalidad religiosa; entonces estás pensando que se trata de Santa Isabel de las Lajas.


Del latín viene el nombre por las piedras que existen llamadas lajas y para hacer más original el seudónimo se le une el apelativo de  Santa Isabel. Les diré después quien tuvo esa idea.

Ahora mismo usted pensó en el Bárbaro del ritmo Benny Moré quien inmortalizó su “Rincón querido” con la reconocida pieza musical de su creación.

Los primeros asentamientos de este territorio fueron en 1800,71 años después de fundado Cienfuegos.

Los primeros en establecerse en los terrenos lajeros fueron los señores Narciso Madrazo; Alejo y Felipe de la Cruz; José y Joaquín Mora; José Benítez; Marcos Gil, quien le puso “Santa Isabel” al terruño; Juan Marsillán y Pedro Borroso.

La fundación oficial data de 1824 y la denominación de municipio data de 1874, pertenecía entonces a la provincia de  Santa Clara.

Este “Rincón querido” del Benny tiene su escudo desde 1879 para la oficialización de documentos de la alcaldía.

En el mismo se refleja una ceiba en un terreno claro adornada por una cinta dorada que tiene una frase en latín que significa: “La labor lo vence todo”.

Tiene himno también desde 1954, con letra de Enrique Medialdea Cañizares, la música compuesta por Eliseo Calderón Delgado.

Fue Santa Isabel de las Lajas la tierra escogida por la poetisa bayamesa Úrsula Céspedes Orellano de Escanaverino para que sus huesos reposaran el 2 de Noviembre de 1874.

Esta sensible mujer fue nombrada “La Calandria” por Carlos Manuel de Céspedes; ella publicó en los órganos el “Fomento” y “La hoja económica” de Cienfuegos.

Entre las tradiciones del pueblo lajero se encuentra el Festival de Música popular, con carácter nacional e internacional Benny Moré.

La Parranda campesina es otra de las preferidas y la celebración del día de San Antonio de Paula los días 12 y 13 junio y el último domingo ese mes también alaban el “día del lajero ausente”.

Ricas herencias agropecuarias, azucareras, parrandas, verbenas expresadas en los versos, en la danza, en la música y en aquellas ofertas culturales sustentadas por el pueblo.

Por eso en múltiples ocasiones ha escuchado “Mi Rincón querido”… “Que viva Lajas con sus lajeros”.

Acerca de: Francisco Blake Cantero

Locutor, guionista y director de programas de Radio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *