Cae casi cuatro puntos participación en elecciones en España

La participación en las elecciones generales que España celebra este domingo se ubicaba, a dos horas del cierre de los centros de votación, en 56,86 por ciento, por debajo de la registrada en los anteriores comicios de abril.

Según los datos ofrecidos por el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, y la subsecretaria del Ministerio del Interior, Isabel Goicoechea, esa cifra de asistencia está 3,88 puntos por debajo a la de hace seis meses a esa misma hora.

>Hasta las 18:00 (hora local) habían votado 19,8 millones de españoles, 1,3 millones menos que en la contienda del pasado 28 de abril, cuando la participación era entonces del 60,74 por ciento.

En la cita de abril el dato definitivo de concurrencia a las urnas fue del 71,76 por ciento, el más elevado de la última década.

Durante la campaña, los expertos pronosticaron un descenso de asistencia en los comicios de este domingo respecto a abril por tratarse de una repetición electoral, tras una legislatura fallida en la que los partidos no se pusieron de acuerdo para formar Gobierno.

A esta votación, la segunda en 2019, están convocados poco más de 37 millones de electores para renovar el Senado (208 escaños) y el Congreso de los Diputados (350 bancas), la Cámara Baja encargada de elegir al próximo presidente del Gobierno español.

Las legislativas de este 10 de noviembre son las cuartas en otros tantos años.

Con una crisis abierta en Cataluña que beneficiaría a los partidos de la derecha, en particular al ultraderechista Vox, la nueva cita con las urnas dejará, a juzgar por las encuestas, una mayor fragmentación parlamentaria, lo que podría extender la parálisis institucional.

De confirmarse esa predicción, ninguna de las cinco principales fuerzas con representación en la Cámara Baja alcanzará la mayoría suficiente, por lo que una vez más serán necesarios los acuerdos para desbloquear la situación en un país sin cultura de pactos.

Un escenario que ya ocurrió en las elecciones de diciembre de 2015, las cuales debieron repetirse en junio de 2016, y tras las realizadas en abril de este año, que volvieron a mostrar la ineptitud de la clase dirigente para ponerse de acuerdo.

Los comicios de 2015 marcaron el fin del bipartidismo encarnado durante cuatro décadas por los partidos Popular y Socialista Obrero Español, con la entrada de dos nuevas agrupaciones: el izquierdista Podemos y el liberal Ciudadanos.

La inestabilidad que comenzó entonces se agudizó luego de la contienda de abril, con la irrupción en el Congreso del partido de extrema derecha Vox.

(Foto: Olmo Calvo)

Textos relacionados

Autor: Prensa Latina

Agencia de noticias Prensa Latina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *