Cubadisco multiplica tributo al Bárbaro del ritmo, Benny Moré

Cubadisco multiplica tributo al Bárbaro del ritmo, Benny Moré

La radiante personalidad de Benny Moré (1919-1963) impacta aún hoy a generaciones de artistas que aprovechan la 23 edición de la Feria Internacional de la Música Cubadisco para rendirle homenaje al Bárbaro del Ritmo.

Así le llamaban al mítico cantante y compositor cubano que llegó a ser una estrella tanto en su país como en México, Venezuela, Panamá, Colombia, Brasil y Puerto Rico, entre otros países del continente.

El evento Cubadisco celebra este año el centenario de su nacimiento y desde la apertura, el pasado 18 de mayo, los tributos no dejan de multiplicarse; pero ninguno tan especial como el organizado en el habanero Teatro Karl Marx, la víspera, por el director de televisión Manolo Ortega.

Cual si ‘El Benny’ pudiera aparecer en cualquier momento, el escenario se transformó en un elegante bar de la década de 1950, con una vitrola, un barman y personas vestidas con el estilo nocturno de esa época marcada por su fluida voz de tenor que sabía frasear con gran expresividad.

El actor Renny Arozarena volvió a dar vida al cantante en un monólogo y otra vez la magia surtió efecto, como cuando hace 13 años encarnó a Bartolomé Maximiliano Moré Gutiérrez en una hermosa película producida por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (Icaic).

Precisamente del filme se proyectaron algunos fragmentos durante la gala y sumaron videos de Moré actuando en el cine, demostrando que además fue un excelente bailador, cantando con gozo en algún cabaret o simplemente en su casa, con una guataca en la mano o un machete, criando cerdos o gallinas.

Nunca perdió la sencillez ni el carisma que le forjaron un magnetismo difícil de emular y, por suerte y buena elección de Ortega, la mayoría de los protagonistas del espectáculo correspondieron a la estela artística de ‘El Sonero Mayor de Cuba’.

Yumurí, Calunga y El niño abrieron el recital de canciones con un popurrí de piezas de las más conocidas: Santa Isabel de Las Lajas, Me voy pal pueblo y Cienfuegos.

Con su potente voz, Luna Manzanares brilló en la sentida interpretación de Que me hace daño y minutos después casi anula a Polito Ibáñez en Hoy como ayer, pues solo ella puso la bomba y dispuso de una tesitura cómoda para declarar con Obsesión: ‘No habrá una barrera en el mundo que mi amor profundo no rompa por ti’.

Otros notables invitados del espectáculo fueron Brenda Navarrete, Idania Valdés, Waldo Mendoza y Laritza Bacallao, bien acompañados por los jóvenes integrantes de La Banda Gigante, nombre que recuerda a la que Moré conformó para cantar a sus anchas en la década de 1950.

Alain Pérez y Mayito Rivera levantaron al público de los asientos para bailar al ritmo de un son montuno, como mismo consiguieron al final algunos de los participantes de Sonando en Cuba 2, junto a Hayla María Mompié.

Los admiradores de El Benny se dieron gusto con temas como Bonito y sabroso, Qué bueno baila usted, Pa que tú lo bailes, Encantado de la vida, El caballo y la montura, La culebra, La mucura, Mucho corazón y el bolero mambo Camarera de mi amor, entre varias canciones.

De algún modo, la personalidad de Benny Moré se vio reflejada aquí, en nuevas y talentosas generaciones, en la naturalidad y la elegancia, en la alegría, que tampoco faltó, pues no hubiera sido entonces un homenaje digno y lo fue, con una ecuanimidad de agradecer.

(Redacción Prensa Latina)

Textos relacionados

Autor: Redacción RCM

Equipo de editores del sitio Web de Radio Ciudad del Mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *