Ataques acústicos que pretenden ensordecer una relación

Caricatura en relación a los supuestos ataques acústicos que habrían afectado a funcionarios estadounidenses. CARICATURA/Osvaldo GUTIÉRREZ GÓMEZ Por:  

El antológico relato de Las mil y una noches cuenta aquello que es conocido por la literatura moderna como la historia de nunca acabar. Y ese parece precisamente el sabor que deja en las últimas semanas, las acciones del gobierno de Estados Unidos con relación a los supuestos ataque acústicos a funcionarios en su embajada en la Habana.

Como es por todos conocidos hace algunas semanas el Canciller de los Estados Unidos, Rex Tillerson, anunció la decisión de reducir significativamente el personal de su Embajada en La Habana a la vez que expulsaba unilateralmente a 17 diplomáticos cubanos asentados en Washington.

Impulsado por los miembros de origen cubano en la Cámara de Representantes y el Senado, que han hecho vida política a costa de atacar a su nación de origen, el gobierno norteamericano ha decidido dar marcha a tras a buena parte de los avances en esta materia logrados a lo largo de casi tres años, sin contar con ninguna prueba contundente que respalde científicamente sus graves afirmaciones.

La balanza en este campo de los supuestos ataques acústicos ha sido ampliamente ganada por el bando cubano e incluso muchísimos especialistas norteamericanos han reconocido esta aseveración. Nadia Caballero, experta del Centro más prestigioso que trata problemas acústicos en la ciudad de Chicago, expresó al diario Granma que no cree que exista la suficiente evidencia científica para que se tomaran medidas “tan bruscas”.

“No se ha contado con información precisa que permita llegar a conclusiones determinantes”, manifestó la doctora durante una conferencia sobre afecciones auditivas realizada en la Habana. Agregó además que “toda la información recopilada partió de un documento denominado Resumen Médico y su letra adolece de pruebas objetivas que respalden su tesis; en resumen, carece de los requerimientos científicos de la práctica médica habitual y de la Medicina Basada en la Evidencia”.

Toda esta situación se encuentra enmarcada en un difícil contexto para el gobierno de Estados Unidos, que ha tenido que soportar una nueva paliza en Naciones Unidas que condenó de forma casi unánime, el cerco económico impuesto a la Isla caribeña por 55 años.

Ninguna nación está obligada a establecer relaciones diplomáticas o económicas con otro país. Y el caso de Cuba y Estados Unidos contiene más que sobrados precedentes que han demostrado que el eslabón débil de la cadena ha sobrevivido medio siglo, a pesar de las limitaciones que le supondrían a cualquiera si se viera impedido a comerciar con la mayor potencia económica del planeta.

Y que nadie malinterprete estas palabras, lo mejor para ambas partes será siempre convivir en armonía, a pesar de las diferencias. Pero esos empeñados en “inventar” justificaciones y pretextos para regresar al pasado, deberían al menos tener la valentía para expresarlo abiertamente y sin mentiras. De todas formas y como ya lo hemos sostenido tampoco significaría el fin del mundo para los cubanos.

facebook-profile-picture

Acerca de: Erich González Lima

Periodista del departamento informativo de Radio Ciudad del Mar. Labora como corresponsal de Radio Cuidad del Mar en el municipio de Rodas. Especializado en temas deportivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *