Proyecto Guayabera en Cienfuegos: al rescate de la tradición

Producen en Cienfuegos prenda de vestir emblemática en Cuba Por:  

Dicen que la guayabera surgió en Sancti Spíritus, la villa del Yayabo, aunque lugar, causas y creador aun no se precisan con exactitud, según ha explicado el investigador y periodista cubano Ciro Bianchi Ross.

Esta prenda tradicional ha sido definida como cubanísima y popular, pero también, desde 2010, resulta vestuario oficial para ceremonias diplomáticas en Cuba, como “una de las más auténticas y legítimas expresiones de cubanía”, y por “combinar elegancia y comodidad para un clima tropical como el nuestro”, publicó la Gaceta Oficial.

Por un tiempo, los aires de modernidad la pusieron en desuso, y hoy, bastante recuperada de su confinamiento, vuelve a las vitrinas de algunas tiendas cubanas como “Maroya”, del Fondo Cubano de Bienes Culturales (BFC), en Cienfuegos, provincia al centro sur de Cuba.

El Proyecto Guayabera funciona en la Perla del Sur desde 2011, a partir de un contrato de colaboración con Panamá, gestado desde la casa matriz del BFC, explica Miguel Ángel Rodríguez Bauta, especialista del establecimiento sureño y miembro del proyecto.

“Hacemos el diseño tradicional con las mangas, cuellos, puños y otros componentes importados.
En Cuba solo la ensamblamos y ponemos los botones”, agregó.

Aunque con respeto a la idea original, la guayabera cubana ha multiplicado diseños y colores en busca de la preferencia de todas las generaciones.

“Aquí hay una amplia gama de colores, tallas. Diseños para hombres y mujeres, niños y niñas. Además de la variedad de manga corta, tres cuartos, larga y los vestidos-guayabera con y sin espalda”, enumera Rodríguez Bauta.

El Proyecto Guayabera ha devuelto esta prenda al gusto popular y las manos de las modistas sureñas que “en los últimos años ya se han especializado en el ensamblaje y también en la confección”. Agrega el especialista de la Tienda de Arte Maroya que “la producción de guayaberas ha crecido, porque además de ofertarlas en el territorio trabajamos para otras provincias”.

Casi 300 años suma la prenda de cuatro bolsillos y típicas hileras de alforzas como evidencia de la identidad cubana que hoy se afianza también como muestra de elegancia y buen gusto por lo autóctono.

En la Tienda de Arte “Maroya”, del BFC en Cienfuegos también llegan los jóvenes para sumergirse en el mar de colores que cuelga de una percha; para probar sobre los mozos cuerpos la misma prenda que alguna vez vistió a próceres cubanos y del mundo, a grandes de la cultura, y ahora a esos sobre los que pesa el futuro de Cuba.

facebook-profile-picture

Acerca de: Laura Brunet Portela

Periodista del departamento informativo de Radio Ciudad del Mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *